Os lo he dicho y no me creéis

Eternos buscadores insatisfechos

La Casa Sosegada

Así somos. Que unas veces pedimos obras, porque no nos bastan las palabras. Y otras muchas, siendo sinceros, queremos escuchar de viva voz las cosas claras, porque las obras o no las entendemos, o no las queremos entender, o no damos crédito a lo que nos muestran nuestros ojos.

Efectivamente, el problema es falta de fe, incapacidad y miedo ante la fe. Ni en las palabras, ni en las obras. Es que “no me creéis”. Ni siquiera es cuestión de dogmas, de códigos, de inteligencia de cosas elevadas. Ni siquiera el problema es de seguridad. Si estuviésemos seguros al 100%, si no dudase de nada, si fuera trasparente, si fueran dos más dos… Es cuestión de creer en alguien, de confiar en alguien, de confiarnos en alguien.

El caso es que somos tremendamente inconformistas, y penosamente incrédulos. Y los problemas para confiar, incluso en nosotros mismos, se…

Ver la entrada original 161 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s